sábado, 29 de noviembre de 2008

Unos Ñoquis diferentes

El hábito de comer un plato de ñoquis todos los días 29 de cada mes es una tradición según la cual, y antes de empezar a comer, debemos colocar dinero debajo de cada plato para que haya abundancia durante todo el mes siguiente. El ritual simboliza el deseo de nuevas dádivas, atraer suerte y prosperidad. Existen no una sino varias versiones sobre el origen de esta tradición:
- Una historia dice que unos campesinos compartieron su plato de ñoquis con San Pantaleón y que el santo, antes de irse, les auguró que sus bienes se verían multiplicados al año siguiente.
- Otra versión señala que la costumbre nació a fines de los años ‘70 cuando un ama de casa decidió convocar a sus amigos todos los meses, el mismo día y a la misma hora para homenajearlos con un plato de ñoquis.
- Por último, otra historia dice que los inmigrantes italianos se reunían a celebrar el 29 de junio –las fiestas del San Pedro y San Pablo- comiendo ñoquis.
Los ñoquis pueden comerse solos o acompañados y se pueden preparar de muchas maneras diferentes. Ahí va mi receta, espero que les guste….

ÑOQUIS base (para 4 + o -)
· De una bolsita de puré instantáneo (tipo Cheff) prepará la mitad solamente con agua caliente, una cucharada de manteca y sal. Que quede lo mas durito posible, (sino te va a absorber mucha harina).
· Una vez que se enfríe y esté a temperatura ambiente, agregale un huevo, un puñado de queso rallado y una pizca de nuez moscada.
· Comenzá de a poco a tirarle harina, yo prefiero usar harina leudante para que cuando los hiervas se inflen un poquito. Es en este punto donde acá marcamos la diferencia en los ÑOQUIS que preparamos: yo siempre suelo agregarle alguna variante para que no se vean siempre igual y para que tengan más alimento. A la masa que estamos formando le vamos a agregar alguna verdura previamente hervida al vapor (digo vapor porque si lo hervís en agua, quedan con mucho agua y se les va el color) y luego procesada con un poquito de sal. Dependiendo el color y el sabor que le queramos dar le agregaremos espinacas, zanahorias, calabaza o remolachas. Con las remolachas quedan con un color fucsias oscuro buenísimo!!!!
· Una vez que veas que los podes amasar tirá toda la preparación sobre la mesada (super limpia) y andá amasando muy bien hasta que veas que no absorbe mas harina.
· Cortá la masa en pequeños pedacitos, tratá de que sean del mismo tamaño para que se cocinen parejos.
· Si querés, podés tomarte el trabajo de pasarlos por la maderita para que queden prolijitos, podés hacer una bolita y hundirlo con el dedo o simplemente cortarlos como vienen y tirarlos así al agua (esos se llaman “Mal fatti”).
· Tiralos en agua hirviendo con sal gruesa. Más o menos en 3 minutos deberían subir solitos. Te conviene sacarlos con espumadera de a poco y directo al plato donde los vas a servir porque si los tirás en el colador se pueden aplastar un poco.
· Acompañalos con la salsa que más te guste.

Bambú

1 comentario:

Milena dijo...

NADA MAL LA RECETA, SE VE BUENA, PERO MI SUEGRI ME ENSEÑO A PREPARARLOS DE RICOTA JE......