jueves, 28 de febrero de 2013

El hijo del viento

Vivir del aire, dominar los vientos. Sueños que creemos inalcanzables.
Sin embargo hay gente que casi diríamos que lo hace a diario.
En septiembre de 1996, Mario Carballal sólo necesitaba para lograrlo
un poco de caña y papel. Y el amor por la gente.
Esto escribíamos en CB-H&P por aquel entonces.

Se cuenta de un hombre que se paró sobre la muralla china cernido de un arnés de seda y bambú para demostrar que podía volar. El emperador ordenó que lo ejecutaran y decretó que el volar era mortal para los hombres.
Claro, el imperio no había invertido tantos años de trabajo para que un solo hombre burlara tamaña obra con un par de cañas y unos pocos metros de tela.

"Un piloto de aeromodelismo, en el fondo quiere volar. Al no poder realizarse hace las dos cosas: hace su propio avioncito y vuela. El avión es una prolongación de él. No puede hacer lo que quiere y lo encauza por otro lado. No es el deseo original; se pierden ciertas cosas, pero se rescatan otras, que es la energía buena de hacer algo positivo y trasladárselo a los hijos".
Quien esto dice es Mario Carballal, y su caso resulta bastante especial se lo mire por donde se lo mire. No es filósofo, no es psicólogo, no es pedagogo. Tampoco desarrolla una actividad habitual en el escenario de la vida moderna. Uno puede verlo a diario disfrutar del aire y el viento junto a la llamada "curva de la muerte" -en el límite entre City Bell y Villa Elisa- remontando barriletes como si nunca hubiera crecido y fuera aún un chiquillo de diez años. Es que Carballal, de la mano de la vida, se ha convertido en barriletero y pasa sus días combinando bambú, hilo y papel para exponerlos luego al aire aferrándolos como Mary Poppins a su paraguas.
Fábrica de ideales
Todo empezó hace diez años cuando habiendo perdido su trabajo de camionero empleó su creatividad y capacidad para ganarse el sustento para él y su esposa Elizabeth. Aún no habían llegado Natalia (9) y Micaela (2), ni el embarazo de tres meses que su mujer lleva en su vientre. Hoy toda la familia se halla abocada a fabricar ideales de caña y papel, de acuerdo a las posibilidades que la edad les permite, con las formas y colores más diversos: desde los tradicionales cometas y estrellas hasta los sofisticados "cajones", doble estrella, ala delta y un increíble pterodáctilo hecho en fibra de carbono y tela que vuela como lo deben haber hecho los verdaderos.

Sin embargo, las marionetas del aire que fabrica son mucho más que eso. A menudo son el vehículo en el que muchos adultos logran transportarse a su infancia. A veces, consisten en el nexo necesario para que un padre y su hijo comiencen a comunicarse. O que un niño descubra sus habilidades y hasta el valor de la amistad. Mario ha sido testigo de más de un episodio que así lo confirma. Como aquel señor de traje y gesto severo que solicitó un barrilete para su hijo y acabó sentado sobre el pasto remontando el juguete junto a su hijo y enjugándose las lágrimas que vaya uno a saber qué historias ocultaban. "Cuando el tipo se bajó del auto aparentaba ser el gerente general de una empresa. Cuando se fue, era lo más parecido a un ser humano", arriesga este artesano que, dicho sin metáforas, vive del viento.
Distinto fue otro caso relatado por Carballal. Ocurría que una vez a la semana, un nene se le acercaba mientras su mamá jugaba al paddle en una cancha cercana. Un buen día, la señora le pidió al barriletero si mientras ella practicaba el deporte, el niño podía quedarse con él. La historia terminó en que el pequeño no sólo había descubierto que con sus manos podía hacer cosas muy interesantes, sino que hasta había mejorado la relación con sus padres. "Esas son las cosas que hacen que cuando llega el final del día, decís 'por este año ya estoy bien'".
Pedagogía del barrilete
"Generalmente -explica- el que viene a comprar un barrilete es porque no se lo puede hacer al chico. Yo siempre regalé barriletes hasta que los empecé a vender al quedarme sin trabajo. Porque mi oficio, el de barriletero, no existe". Cuando un padre le compra un barrilete a su hijo, "el chico quiere que también le regale un día a la semana para remontarlo juntos. Y ese es un punto de acercamiento porque los chicos se están alejando de los padres. O quizás son los padres los que se alejan de los hijos", reflexiona para agregar que ya el hecho de decidir juntos cuál modelo comprar es un principio de acercamiento entre ambos. "El barrilete que compraron, no sirve de nada si queda colgado en una pared del cuarto y el chico lo mira todos los días. El papá es quien debe destinar un ratito del domingo para remontarlo junto con su hijo, o llevarlo a algún lugar donde el hijo lo haga".

Elizabeth y Mario no se contentan con fabricar y vender. "Les enseñamos a construir barriletes a los chicos que se acercan al puesto", señala y agrega que no son pocos los padres que también van a pedir ayuda. "Entre los ocho y los trece años es el punto de acercamiento entre ambos, supongo, porque esa es la edad que rondan los pibes que vienen". Todo lo que entusiasme a un chico a esa edad, afirma, les queda grabado. "El adulto que hace avioncitos es porque ya no puede volar como le gustaría; en cambio, el chico que remonta un barrilete, todavía tiene todo por delante", redondea con una psicología que va más allá de su primaria aprobada. Y concluye: "Los años de por sí no te dan la sabiduría. Si alguien fue chico y tonto, va a ser un grande tonto".
Libertad que hace libres
Hijo único de una madre modista y viuda cuando él tenía nueve años, Mario tuvo una infancia "larga y linda, porque mi mamá me enseñó que había chicos que tenían más necesidades que nosotros, y por eso no había que dejarlos de lado... La libertad es para mí hacer un barrilete y regalarlo, porque junto con eso va el transmitirle al chico lo que se puede hacer con las manos, que no es apretar un botón y que ya sale hecho. El hecho de crear define la libertad. Porque la libertad no pasa por uno si no puede hacer que el otro también esté libre", define.

Para ejercer esa libertad cuenta con la caña bambú, una caña liviana, flexible y resistente que le traen de Corrientes, ya que no es fácil de conseguir en esta zona. Mientras habla no deja sus manos quietas, cuyos dedos con asombrosa maestría, juegan con una decena de palillos de esa caña formando figuras perfectamente simétricas a las que va cambiando de manera permanente.
Si bien dice ganar poco con su trabajo, no se queja porque su estándar de vida no es de gastar demasiado. "Cuando hacés lo que te gusta, aunque ganes poquito te sirve, porque lo que no ganás en plata lo ganás en darte cuenta que estás viviendo en cada inspiración. Hay gente que llegó el fin del día y ni se dio cuenta que salió el sol, ni que era la tarde, ni siquiera que estaba cansado". Este modo de ver las cosas hace que Carballal destine tiempo para ir a las escuelas más humildes de la zona a enseñarles a los alumnos a hacer barriletes.
Mano alfarera
Por su fragilidad, el barrilete es como una flor, según su fabricante. "En forma permanente el chico tendrá que arreglarlo y emparcharlo. Está en movimiento constante y hasta se va a enganchar en un cable. Entonces habrá que hacer otro". El tiempo de los chicos, continúa, es distinto del de los grandes, "para ellos, en una semana pasan muchas cosas. Los padres vienen a que les enseñe a hacer un barrilete y dicen que no tienen tiempo. Quizás, entonces, lo mío apunte más a acercar a los chicos a los padres, porque es imposible acercar los padres a los chicos, porque a veces los padres no se dan cuenta que el hijo necesita que se le acerquen. Y cuanta más actividad y ocupaciones tienen los adultos, más derivan la parte creativa de los chicos". Debe ser por eso, reflexiona, que jamás va a haber un artesano con plata.

Como si algo faltara para definirse, Carballal dice que con sus manos se las arreglaría siempre para darle de comer a su familia. Y citando a un escritor alemán, señala que "la familia debe caberte en una mano, porque la otra la necesitás para darles de comer".

jueves, 8 de noviembre de 2012

La abundancia no es algo que nosotros adquirimos; es algo que nosotros sintonizamos (Dr. Wayne Dyer)


¿Qué es la abundancia? La abundancia es un estado del ser. La abundancia es el estado en el cual sientes que tienes todo lo que quieres. Es un sentimiento activo, una emoción. La abundancia está en tu humor vibratorio, la abundancia está en tus emociones diarias. La abundancia es parte de tu
integridad y está en tu mente, cuerpo y espíritu. La abundancia no es una cuenta en dólares o cosas materiales como mucha gente piensa. 

¿Qué es la pobreza? La pobreza también es un estado del ser. Pobreza es el estado de carecer de lo que quieres. Pobreza es el estado de resistencia para tener lo que quieres. Es un sentimiento activo, una emoción. La pobreza está en tu humor vibratorio, la pobreza está en tus emociones diarias. La
pobreza es parte de tu integridad y está en tu mente, cuerpo y espíritu. La pobreza no es la ausencia de dinero en tu cuenta bancaria o cosas materiales como mucha gente piensa. 

Si, la abundancia y la pobreza son estados del ser. Están en nuestras creencias, pensamientos y emociones. Por eso es que hay algunas personas que no tienen muchas cosas materiales y son felices, tienen abundancia en sus vidas porque ellos creen y sienten que tienen todo lo que ellos quieren; por
otro lado, podemos ver algunas personas que tienen muchas cosas materiales y se rodean de lujos y se están quejándose todo el tiempo porque no tienen suficiente. Este tipo de personas no tiene abundancia en sus vidas aun cuando ellos tienen todas las cosas materiales que quieren. 

Siendo que la abundancia y la pobreza son estados del ser, podemos crearlas a través de nuestro humor vibracional, de nuestras emociones o estados de ánimo. 

¿Qué estas creando diariamente? Si te estás quejando de la falta de dinero y diciéndote a ti mismo y a los demás que es muy difícil tener dinero, o que el dinero es un problema, estos sentimientos están bloqueando la abundancia y estas creando más pobreza. Pero tú puedes crear lo que quieras. 

¿Qué quieres crear, pobreza o abundancia? Somos creadores y creamos cosas de adentro hacia afuera. La abundancia es una emoción, la emoción de tener todo lo que quieres sin importar las circunstancias. 

Quizás estas pensando: Es fácil de decirlo, pero es muy difícil cuando tienes deudas y no tienes dinero para pagar las cuentas, y es correcto, es muy difícil, así que estás creando más pobreza cuando piensas de esa forma y empeoras tu situación. Si quieres crear abundancia en tu vida, la forma mas
fácil es empezar con tus palabras. Las palabras crean pensamientos. La repetición de las palabras se convierte en creencias, y las creencias crean sentimientos; tú puedes activar esos sentimientos para convertirlos en emociones y tus emociones son tu humor vibracional. 

Empieza por saber que tú te mereces sólo cosas buenas, lo mejor. La abundancia te está esperando, sólo necesitas estar en el mismo humor vibracional. 
He aquí tres cosas que puedes hacer para estar en el humor correcto y permitir que la abundancia llegue a tu vida: 

1. Repite y practica afirmaciones positivas: Yo merezco sólo cosas buenas. Yo soy abundancia. Cada célula de mi cuerpo, mente y espíritu está llena de abundancia. Yo estoy abierto(a) a recibir dinero en mi vida. El dinero llega a mí de diferentes formas. 
2. Se agradecido por todo lo que tienes (no te quejes por las cosas que no tienes o que has perdido). La gratitud abre las puertas para recibir lo que estás pidiendo y te hace sentir merecedor. Gracias Dios por todo lo que tengo y por las cosas maravillosas que están por llegar a mí. No te acuestes
sin agradecer de cinco a diez cosas que te ocurrieron durante el día. También puedes escribir tus afirmaciones de gratitud en tu diario de agradecimientos 
3. Practica el Tapping Meridiano para corregir o cambiar tus creencias y estados de ánimo sobre el dinero y permitir que la abundancia llegue a tu vida. 

El Universo está lleno de abundancia y está esperando para darte lo que es tuyo. Toma esfuerzo y mucha practica para cambiar tu pobreza en abundancia, pero vale la pena porque es lo que tú mereces. La abundancia es un estado del ser y tú puedes crearla 

¿Que estas esperando?

Dr. Wayne Dyer

martes, 17 de julio de 2012

"Si alguna vez no te dan una sonrisa esperada, 
sé generoso y da la tuya, 
porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa 
como aquel que no sabe sonreír"

RECUERDA


Que siempre existen tres enfoques en cada historia: mi verdad, tu verdad y la Verdad.
Que es mas fácil reaccionar que pensar.
Que no podemos forzar a una persona a amarnos, únicamente podemos ser alguien que ama. El resto depende de los demás.
Que dos personas pueden observar la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.
Que podemos escribir o hablar de nuestros sentimientos, para aliviar mucho dolor.
Que todos somos responsables de nuestros actos.
Que puedo hacer algo por impulso y arrepentirme el resto de mi vida.
Que la pasión de un sentimiento desaparece rápidamente.
Que si no controlo mi actitud, mi actitud me controlara a mí.
Que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son ridículos, que tal si me cree?
Que no importa si mi corazón está herido, el mundo sigue girando.
Que la violencia atrae más violencia.
Que las personas que critican a los demás, también me criticarán cuando tengan la oportunidad.
Que es difícil ser positivo cuando estoy cansado.
Que los políticos hablan igual en todos los idiomas.
Que al final de la vida me doy cuenta que las únicas cosas que valieron la pena son:
 mi familia, un grupo muy selecto de amigos y unas experiencias que me dieron crecimiento personal.Rosa
                                                          roja

Para ser exitosos no tenemos que hacer cosas extraordinarias. Hagamos cosas ordinarias, extraordinariamente bien.

-Mahatma Gandhi- shanti om, paz y amor para todos...

jueves, 12 de abril de 2012

Miedos!? Cómo afrontarlos...

Era de noche, cuando plácidamente el anciano cocinaba una sopa de verduras para agasajar a su hijo que vendría a visitarlo. En el momento en que fue a buscar las zanahorias, se dio cuenta que no tenía más. Una sopa sin zanahorias, no es sopa, pensó. Entonces decidió salir en busca de algunas, a la aldea vecina. Para llegar hasta allí, tenía que atravesar un pequeño bosquecillo de árboles altos y frondosos. Mientras caminaba tranquilo por el sendero, de pronto lo paralizó el miedo. Algunos metros adelante, colgaba de la rama de un árbol una gran serpiente, impidiendo su paso. Estuvo detenido mirándola por bastante rato, hasta que pensó en que su hijo estaría pronto a llegar y no encontraría a nadie en el hogar. No quería que su hijo se preocupara o pensara que su padre se había olvidado de su visita, por lo tanto tomó coraje y con una rama seca dio unos pasos para azotar al animal y así quitarlo del medio del camino.Pero en cuanto avanzó acercándose más al lugar de dónde la serpiente colgaba, pudo notar que el tamaño era mayor de lo que había visto antes. El miedo lo inmovilizó nuevamente y se dejó caer al suelo junto con la rama. Comenzó a llorar desesperado y conmovido por no poder enfrentar al animal. Su hijo, que ya había llegado a la casa, notó que su padre no estaba. Inmediatamente tomó la linterna y salió por el oscuro sendero en busca de su padre. Caminó un buen rato, hasta que en el silencio de la noche escuchó el llanto de un hombre, cuando se acerca al lugar, se da cuenta que era su padre. Intrigado le pregunta qué le pasaba, por qué lloraba así. El padre mirándo a los ojos a su hijo, con un poco de vergüenza, le explica lo cobarde que es su padre por no poder avanzar en el sendero a causa de la serpiente. El hijo ilumina con la potente luz de la linterna al árbol, da unos cuantos pasos hacia el animal, se acerca lo suficiente como para darse cuenta que lo que colgaba de aquel árbol, no era una serpiente, sino una cuerda atada a la rama.¿Cuántas veces nos pasó ver la realidad de manera distorsionada por causa del miedo?Nos convertimos en lo que son nuestros pensamientos. Los pensamientos respecto a la validez del mundo objetivo y el valor de los placeres que pueden obtenerse de él, pese a emanar desde el desconocimiento, nos configuran desde dentro. Los interrogantes de ¿cómo emergió el Cosmos, de dónde se originó? se pueden asimilar a los de esta historia. La cuerda que en la penumbra parecía ser una serpiente. ¿Cómo apareció la “serpiente” en la “cuerda” y causó terror? Allí sólo existía la cuerda; la serpiente se le superpuso debido a la penumbra de la noche, a causa del intelecto defectuoso del observador, vale decir, debido a la ilusión creada por el razonamiento. En otras palabras, la ignorancia es la base de las falsas interpretaciones y los errores conceptuales.En la penumbra de la noche, la falsedad se superpone a la Verdad. La serpiente se visualiza en la cuerda.
“El engaño de la ilusión afecta a la conciencia y tuerce el intelecto, de modo que los hombres olvidan su naturaleza, que es Bienaventuranza o dicha extática y se imponen a sí mismos las limitaciones de la individualidad. Acogen la creencia de que la felicidad es algo externo a ellos y se encuentra en el mundo físico, y se enredan en la rueda de nacimiento y muerte, en el móvil, cambiante e inquieto mundo.” Sai Baba
Cuando el observador siente “no es una serpiente, no es más que una cuerda”, la serpiente desaparece, porque no era más que una falsedad. Vemos, entonces, que el sentir o el pensar son capaces de crear la serpiente y también de destruirla.
Es a través de la oscuridad como la ilusión viene y nos envuelve. Como en el cuento, ninguna serpiente había reemplazado la cuerda, pero la ilusión nubla la mente y cubre su clara percepción.
Cuando encendemos la luz del conocimiento interno, la realidad se comienza a ver como realmente es.
Con la luz, la ilusión desaparece y se ve el verdadero objeto. Aquello que existe, la energía divina, existirá siempre; nunca cesará de existir; permanecerá inmutable para siempre.
No puede haber la más mínima variación en su existencia. Es solo la ilusión que la cubre la que viene y se va.
Entonces el miedo significa que estás viendo las cosas de manera distorsionada, o estás creyendo que alguna situación dificultosa, la cual no querés en absoluto que suceda, podría llegar a suceder. Tu mente anticipa hechos futuros.
La sensación de temor, te puede ayudar siendo un “indicador” o como una “alarma” que te avisa: “Hey!! estoy pensando en cosas que no prefiero experimentar en mi vida!”
Una vez que te hacés consciente de esto, podés elegir cambiar tu creencia, para que esas situaciones y escenarios que te imaginabas no aparezcan más en tu mente ni se manifiesten en tu realidad. Porque recordemos que creer es crear y las creencias mas fuertes se manifiestan en la realidad física.
Preguntate: “¿Qué estoy pensando, qué creencias estoy teniendo para sentir miedo ahora mismo?
Una vez que reconocés esa creencia que te genera miedo, reemplazala por la que es de tu preferencia y esté alineada con tu ser, que es luz, es amor y siempre es valioso solo por existir.


miércoles, 11 de abril de 2012

No hay años malos.... (Mamerto Menapace)

Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje. Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. “Ser feliz es una decisión”, no nos olvidemos de eso. Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas:
-a aprender a amar
-a dejar huella
-a ser felices
En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:
-Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental. Ahora el significado del cansancio es visto como algo negativo de lo cual debemos deshacernos y no cómo el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros. A esta tierra vinimos a cansarnos,....... para dormir tenemos siglos después.
-Valorar la libertad como una forma de vencerme a mi mismo y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.
-El tercer y último punto a cultivar es el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas en pos de cosas mejores. Hacernos cariño y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de las micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. Querernos.
Crear calidez dentro de nuestras casas, hogares, y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida. Nuestras casas independientes de los recursos se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro. Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia espiritual.
Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias.
Si logramos trabajar en estos puntos y yo me comprometo a intentarlo habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca.

Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan.
Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican.
Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón.
Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías
y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro.


MAMERTO MENAPACE monje benedictino y escritor

sábado, 3 de marzo de 2012

Equilibrio entre mente y cuerpo


La sociedad te prepara para la actividad, para la ambición, para la prisa, para la eficiencia. No te prepara para relajarte ni para no hacer nada y descansar. Toda sociedad es impulsada obsesionada y adicta al trabajo. Por lo tanto no quiere que aprendas a relajarte. La relajación tiene poderes milagrosos. Trata de relajarte una hora o dos de las 24 y adquirirás mayor percepción sobre ti misma.

Aplica la relajación en las tres capas: cuerpo-mente -corazón:

La relajación puede llevarte a puntos altos; es una simple técnica. No es complicada; dura unos pocos días la encontrarás difícil por la falta de costumbre. Habituarte será cuestión de días. Insistiendo en la relajación, llega a aparecer la meditación. La meditación es el nombre de la más profunda relajación. Hay que relajarse desde la circunferencia. Relaja la circunferencia de tu ser, relaja tu cuerpo, relaja tu comportamiento, relaja tus actos. Camina de una manera relajada, come de una manera relajada, habla, escucha de una manera relajada. Aminora cada acción. No tengas prisa, no te aceleres. Muévete como si toda la eternidad estuviera a tu disposición; de hecho lo está. Estamos aquí desde el principio y vamos a estar hasta el final. Recuerda que en el universo, no hay principio ni fin. Siempre hemos estado aquí y lo estaremos siempre. Cambian las formas, pero no la sustancia; cambian las vestiduras, pero no el alma. Tensión significa prisa, miedo, duda. La tensión significa estar temerosos de que mañana no podamos enfrentarnos a la realidad, obligándonos a estar en permanente guardia. El primer paso para la relajación está en tu cuerpo, mira en tu interior y busca alguna tensión en él : en el cuello, en la cabeza, en las piernas. Relájalo a conciencia. Vé hasta esa parte del cuerpo y persuádela, dile amorosamente: “¡Relájate!”. Al abordar cualquier parte de tu cuerpo quedarás sorprendida de que te escucha, te hace caso; ¡Es tu cuerpo! Con los ojos cerrados penetra en su interior, desde los dedos de los pies hasta la cabeza, localizando cualquier lugar donde haya tensión. Habla entonces con esa parte del cuerpo como si hablaras con un amigo; permite un diálogo entre tu cuerpo y tú. Dile que se relaje y adviértele: “No hay nada que temer. No tengas miedo. Estoy aquí para cuidarte; estate tranquilo”. Poco a poco, aprenderás el truco. Conseguirás que el cuerpo se relaje. Después da otro paso, un poco más profundo; dile a la mente que se relaje. Si el cuerpo escucha, la mente también lo hace. Mucha gente empieza por la mente y fracasa; se debe a que empieza por el sitio equivocado. Primero el cuerpo, luego la mente. Cuando la mente se encuentre relajada empieza entonces a relajar tu corazón….. El mundo de tus sentimientos, tus emociones; algo todavía más complejo, más sutil. Sólo entonces cuando has dado estos tres pasos, puedes pasar al cuarto. Ahora puedes pasar al centro mas interno de tu ser , el cual está más allá del cuerpo, de la mente, del corazón: el verdadero centro de tu existencia . Conseguirás también relajarlo. Dicha relajación aporta el mayor gozo posible, el supremo éxtasis, la total aceptación. Te hallarás llena de felicidad y de júbilo. Llenarás tu vida de ductilidad y armonía, la convertirá en danza. La existencia danza en armonía, la existencia entera se mueve de una manera muy relajada; hay movimiento, sin duda pero en total equilibrio. Los árboles crecen, los pájaros pián y los ríos fluyen; las estrellas se mueven: todo marcha de una manera muy armónica. Sin prisa, sin alboroto, sin preocupación y sin desperdiciar nada… La relajación es un fenómeno de gran complejidad; con muchos matices multidimensional. Son primordiales las siguientes cosas: entregar, confiar, darse, amar, aceptar, seguir la voz de tu corazón, unirse a la existencia, disolver el ego, entrar en éxtasis. Todo ello comienza a suceder si aprendes los caminos hacia la relajación. Como no sabemos a ciencia cierta si existe el cielo y el infierno, por lo tanto no temas al infierno y tampoco ansíes el cielo. Todo lo que existe es este momento. Puedes convertirlo en cielo o en infierno.

El infierno existe cuando te encuentras tenso.

El cielo, cuando estás relajado.

La relajación total es el paraíso....

(Textos adaptados del libro “El equilibrio entre la mente y el cuerpo” de OSHO )

miércoles, 18 de enero de 2012

La zorra y las uvas


Estaba una zorra con mucha hambre, y al ver colgando de una parra unos deliciosos racimos de uvas, quiso atraparlos con su boca.

Mas no pudiendo alcanzarlos, se alejó diciéndose:

- ¡Ni me agradan, están tan verdes...!


Moraleja: Nunca traslades la culpa a los demás de lo que no eres capaz de alcanzar.

martes, 3 de enero de 2012

Formula para crecer - (Pilar Sordo)

Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos.

Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.

Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. "Ser feliz es una decisión", no nos olvidemos de eso.

Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año 2011/2012 porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas:

-a aprender a amar

-a dejar huella

-a ser felices

En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:

1) Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental. En Chile el significado del cansancio es visto como algo negativo de lo cual debemos deshacernos y no cómo el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros. A esta tierra vinimos a cansarnos, para dormir tenemos siglos después.

2) Valorar la libertad como una forma de vencerme a mi misma y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás el 2011/2012 deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.

3) El tercer y último punto a cultivar durante el 2011/2012 es el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas en pos de cosas mejores. Este a mi juicio es el gran elemento a educar no sólo el 2011- 2012 sino que durante todo el siglo XXI.

Es dentro de todo este trabajo donde nos debiéramos concentrar en:

· Sentarnos en la mesa en familia, mínimo una vez a la semana, ojala todos los días.

· Apagar las pantallas mientras estamos comiendo, no contestar teléfonos, sentir que los únicos ruidos que se escuchan sean los de nuestras voces.

· Hacernos cariño y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de las micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. Querernos.

· Crear dentro de nuestras casas, hogares. Y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida. Nuestras casas, independientes de los recursos, se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.

· Tengamos contacto con la naturaleza, juguemos, riamos y démonos el tiempo de compartir con los abuelos, imprimámosle las fotos para que las vean como a ellos les gusta y disfrutemos de sus sabidurías. Obliguemos a nuestros hijos a compartir con ellos, así entenderán sus historias.

· Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia del nuevo siglo: la inteligencia espiritual.

· Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos "antiguos", a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias.

Si logramos trabajar en estos puntos y yo me comprometo a intentarlo habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca.

Este 2º semestre del 2011 vendrá con lo que tenga que venir, todo será necesario y maravilloso, lo bueno, lo malo, lo bonito y lo feo, acojámoslo con amor y con gratitud y con el alma abierta a todo lo que tendremos que aprender de él.

Que Dios los bendiga a todos.

Pilar Sordo

jueves, 10 de noviembre de 2011

V O L E Y


Esto lo lei en una nota y lo quiero compartir con ustedes porque realmente lo siento asi...

"El voley me enseñó a soñar con un campeonato, con una liga, con una Copa Argentina, me enseñó a llorar con un simple error sobre el final, con ese partido que no pude jugar, me enseñó a creer más que nunca en ustedes, a festejar cuando damos vueltas olimpicas. El voley me enseñó a ayudar al amigo que se lesiona, a valorar cada ataque y cada recepcion, a tirarme por esa pelota perdida, a levantarme tras esa lesión seguida. El voley me enseñó la sensación de aquella secante, me dio amigos, me regaló un mundo, me formó como persona, me formó un camino, me hizo valorar cada segundo dentro y fuera de la cancha. Me enseñó el aguante de los amigos en las malas, y me dio las felicitaciones por los huevos, ovarios y las ganas. El voley me enseñó a perder y a tener revancha, a que TODO se puede, aunque vaya 2-0 abajo se puede dar vuelta un partido. Me enseñó a cuidar la pelota, a confiar y ver cómo la amistad y el coraje se combinan. Me hizo pensar y luchar por lo que quiero. El voley me enseñó que en la cancha nadie se suplanta, todos se complementan, que vale el esfuerzo, y los presentes (publico en contra) se ausentan. El voley me enseñó a dormir en el banco por un saque mal, y me dio las fuerzas para ganar sobre el final. El voley me enseñó a valorar cada vez que entro, y a sufrir más que ellos si en un partido me ausento, a entregar todo con la mente helada y el corazón encendido, a sacrificarme por el equipo y a darle confianza a los demás, agradecer cada asistencia que me dan. El voley me enseñó la satisfacción de sangrar la camiseta, a matarme en defensa y soñar en una pirueta, a quererla porque es parte de mí. Yo vivo el voley porque el voley me enseñó a VIVIR. ♥ "

viernes, 14 de octubre de 2011

FELIZ DÍA...!

Hay una mujer que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor y mucho de ángel por la incansable solicitud de sus cuidados. Una mujer que, siendo joven, tiene la reflexión de una anciana y, en la vejez, trabaja con el vigor de la juventud. Una mujer que, si es ignorante, descubre los secretos de la vida con más acierto que un sabio y, si es instruida, se acomoda a la simplicidad de los niños. Una mujer que, mientras vive, no la sabemos estimar porque a su lado todos los dolores se olvidan, pero, después de muerta, daríamos todo lo que somos y todo lo que tenemos por recibir de ella un solo abrazo. De esa mujer no me exijáis el nombre. Es la madre.

Monseñor Jara

miércoles, 5 de octubre de 2011


Antes de lastimar a una persona; agarra un papel y apriétalo, haz un bollito...
Ya esta?
Bueno, ahora estíralo y trata de dejarlo como antes...

No puedes, verdad?! El corazón de las personas es como ese papel...
Una vez que lo dañas es difícil volver a dejarlo como lo encontraste...



jueves, 29 de septiembre de 2011

De ti depende el 90%


Cambiará tu vida (al menos la forma en como reaccionas a situaciones) ¿Cuál es este principio? El 10% de la vida está relacionado con lo que te pasa, el 90% de la vida está relacionado por lo forma en como reaccionas.

¿Qué quiere decir esto? Nosotros realmente no tenemos control sobre el 10% de lo que nos sucede.

No podemos evitar que el carro se descomponga, que el avión llegue tarde, lo cual tirará por la borda todo nuestro plan. Un automovilista puede obstaculizarnos en el tráfico.

No tenemos control de este 10%. El otro 90% es diferente. Tú determinas el otro 90%.

Tú no puedes controlar el semáforo en rojo, pero puedes controlar tu reacción. No dejes que la gente se aproveche de ti. Tú puedes controlar como reaccionas.

¿Cómo?... Con tu reacción.

Usemos un ejemplo:

Estás desayunando con tu familia. Tu hija tira una taza de café y mancha tu camisa de trabajo. Tú no tienes control sobre lo que acaba de pasar.

Lo siguiente que suceda será determinado por tu reacción. Tú maldices. Regañas severamente a tu hija porque te tiró la taza encima. Ella empieza a llorar.

Después de regañarla, te volteas a ver a tu esposa y la criticas por colocar la taza demasiado cerca de la orilla de la mesa. Y sigue una batalla verbal. Tú vociferando subes la escalera para cambiarte la camisa. C

Cuando bajas de regreso, encuentras a tu hija demasiado asustada y llorando terminándose el desayuno para estar lista para la escuela. Ella pierde el autobús.

Tu esposa debe irse inmediatamente para el trabajo. Tú te apresuras al carro y llevas a tu hija a la escuela. Debido a que tú ya estas atrasado, manejas 40 millas a una velocidad máxima de 70 millas por hora.

Después de 15 minutos de retraso y obtener una multa de tráfico por $60.00, llegas a la escuela. Tu hija corre a la escuela sin decirte adiós. Después de llegar a la oficina 20 minutos tarde, te das cuenta que se te olvidó el portafolios. Tu día empezó terrible. Y parece que se pondrá cada vez peor. Ansías llegar a tu casa. Cuando llegas a tu casa, encuentras un pequeño distanciamiento en tu relación con tu esposa y tu hija.

¿Por qué? Debido a cómo reaccionaste en la mañana.

¿Por qué tuviste un mal día?a) ¿el café lo causó?b) ¿tu hija lo causó?c) ¿el policia lo causó?d) ¿tú lo causaste?

La respuesta es “d”

Tú no tenías control sobre lo que pasó con el café. La forma en como reaccionaste esos 5 segundos fue lo que causó tu mal día.

Te presento lo que debió haber sucedido.

El café te salpica. Tú hija está a punto de llorar. Tú gentilmente le dices, “está bíen cariño, solo necesitas tener más cuidado la próxima vez. Después de tomar una camisa nueva y tu portafolios, regresas abajo y miras a través de la ventana y ves a tu hija tomando el autobús escolar. Ella voltea y te dice adiós con la mano. ¿Notas la diferencia?

Dos escenarios diferentes. Ambos empezaron igual. Ambos terminaron diferente.

¿Por qué?

Tú realmente no tienes control sobre el 10% de lo que sucede. El otro 90% se determinó por tu reacción.

Aquí están algunas formas de aplicar el principio 90/10. Si alguien te dice algo negativo acerca de tí. No lo tomes tan a pecho. Deja que el ataque caiga como el agua sobre el aceite. No dejes que los comentarios negativos te afecten.

Reacciona apropiadamente y no arruinará tu día. Una reacción equivocada podria resultar en la pérdida de un amigo, ser despedido, te puedes poner nervioso, etc.

¿Cómo reaccionar si alguien te bloquea en el tráfico? ¿pierdes tú caracter?¿golpeas sobre el volante? (a un amigo mio se le desprendió el volante)¿maldices? ¿te sube la presión?¿A quién le preocupa que llegues 10 segundos tarde al trabajo?

¿por qué dejar que los automovilistas te arruinen el viaje?

Recuerda el principio 90/10 y no te preocupes de eso.
¿Te han dicho que perdiste el empleo?¿Por qué perder el sueño y sentirte frustrado? No funcionará. Usa tu energía sin preocuparte y el tiempo para encontrar otro trabajo.¿El avión está atrasado? ¿Va a arruinar la programación de tu día? ¿Por qué manifestar frustración con el encargado de la aerolínea?

El o ella no tienen control de lo que está pasando.

Usa tu tiempo para estudiar, para leer, para conocer a otros pasajeros, ¿por qué estresarse?

Eso hará que las cosas se pongan peor.

Ahora ya conoces el principio 90/10. Aplícalo y quedarás maravillado con los resultados. No perderás nada si lo intentas. El principio 90/10 es increíble. Muy pocos lo conocen y aplican este principio.

¿El resultado?

Millones de gente están sufriendo de un estrés que no vale la pena, sufrimientos, problemas y dolores de cabeza.

Todos debemos entender y aplicar el principio 90/10.

¡Puede cambiar tu vida!

Disfrútalo...


Autor: Stephen Covey