jueves, 30 de octubre de 2008

Inevitables

Hay cosas que son completamente inevitables, refieren, recuerdan, asemejas o nos transportan a otras que se fijan en algún punto de nuestra mente dormida pero hay detonadores que nos marcan el momento de sacarlas hacia fuera y posarlas en nuestro presente; algunas causan gracia, otras nos enternecen, nos ponen la piel de pollo o nos hacen llorar de una!. Cada cual tiene las suyas y no son para nada comparables unas con otras ni tampoco tienen el mismo detonante en otras personas. Vamos a algunos casos para poder explicarme mejor:
UNA MONJA, cuantas veces vemos a una monja? Creo que es algo muy esporádico; una vez cada tanto. (a no ser que uno esté ligado a la iglesia de manera frecuente, en ese caso no vale). Tengo una amiga que es como una especie de karma para ella, donde va, donde se encuentre, se cruza con una. Una de las máximas fue tener que viajar con una congregación de ellas en un vuelo laaaaaaaaaaaargo largo! … y no era 1 ni 2, eran un montón! Otra fue encontrarse una en la sala de espera del ginecólogo. Es así, para mí, ver una monja es inevitable que la asocie con ella y por supuesto echarme a reír…
CHOCOLATE CON AVELLANAS, como buena gorda de alma, me encanta comer cosas ricas, entre ellas el chocolate. Hay un producto que se llama Nutella, hoy por hoy, se encuentra en cualquier supermercado y aunque un poco caro por ser importado está al alcance de todos. Me recuerda a cuando yo era chica y se vendían sobrecitos individuales en los kioscos con una cucharita chiquita de plástico blanca para comerlo desde ese potecito que siempre tenía gusto a poco; para que lo visualicen eran potecitos como los que hoy hay de mermelada o manteca que te dan en el sanatorio. Entre tantas personas que le comento esto, nadie pero nadie los recuerda!. Cada vez que veo un frasco de Nutella en algún lado es inevitable que venga a mi mente el momento de mayor placer relacionado con ese frasco de vidrio con un contenido más que delicioso y tentador. No hay placer mas grande para mi que sentarme echada entre almohadas y almohadones con una cuchara sopera, un frasco de Nutella y saborear el frasco de 400gs… de a poco... disfrutando su textura… es inevitable dejarme llevar por el placer …
Piensen... relacionen… e inevitablemente déjense llevar por las sensaciones y los recuerdos.

Bambú

3 comentarios:

DIEGO dijo...

ES INEVITABLE NO LEER BAMBÚ TODAS LAS MAÑANAS... ¿QUEDÉ BIEN, NO? JAJAJA...
ES INEVITABLE NO LEVANTAR LA VOZ, QUE MIREN MIS GRITOS EN LUGARES PÚBLICOS, COMER MANTECOL (QUE NO QUEDE NADA, NO IMPORTA LA SUPERFICIE GIGANTE DEL PEDAZO), JUGAR A LA PLAY 2 Y NO RELATAR LOS PARTIDOS, TENER FANS POR TODOS LADOS, JAJAJA, ETC.
ADÍO.

M@rin@ dijo...

Gracias totales.... a mi principal comentador!

Marcelo dijo...

GORDA, gordísima......pero es una realidad cotidiana verte hechada disfrutando del Nutella ! y está bueno verte así!!!!
Te amo