lunes, 5 de enero de 2009

Luciérnagas

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Esta huía rápido con la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía.
Huyo un día y ella la seguía, dos días y la seguía...

Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paro y le dijo a la serpiente:
Puedo hacerte tres preguntas?
• No acostumbro dar este precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar contesto la serpiente...!!
Pertenezco a tu cadena alimenticia pregunto la luciérnaga?
• No, contesto la serpiente...!!!
¿Yo te hice algún mal dijo la luciérnaga?
• No, volvió a responder la serpiente.
Entonces, ¿por que quieres acabar conmigo?
¡¡¡Porque no soporto verte brillar...!!!

MORALEJA
Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: ¿Por que me pasa, no he hecho nada malo, ni daño a nadie? Sencillo es de responder... Porque no soportan verte brillar! Cuando esto pase, no dejes de brillar, continua siendo tu mismo, continúa y sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, sigue brillando y no podrán tocarte... porque tu luz seguirá intacta. Tu esencia permanecerá, pase lo que pase... Se siempre autentico, aunque tu luz moleste a los predadores!!

4 comentarios:

DIEGO dijo...

A la mierda!! También tengamos en cuenta que como humanos debemos luchar siempre por no terminar siendo serpientes, jeje... adío.

M@rin@ dijo...

Es verdad....

Virginia Edit Perrone. dijo...

Marina, aquí estoy y por aquí anduve, respondiendo a tu amable invitación; recorriendo este Mundo de Luciérnagas y benignas fortalezas, recorriendo tu Mundo.

Gracias por visitar El Trazo, contame, si querés, quién o qué te acercó a mi Lar.

Dejó esta pequeña huella en tu Universo y un beso.
Virginia.

Isabel dijo...

Es pura verdad. ¡Cuántas veces respondemos con modestia a un cumplido! ¡Y todo por no caer en una "ofensa" intolerable para el interlocutor: creer el cumplido!
Si no lo crees, haz la prueba. La próxima vez que te digan: "Hoy estás radiante", "Qué buena idea" o cualquier halago similar, simplemente dí, si es así: "Gracias, ya lo sé".
Luego me cuentas.
Un abrazo, Marina. Me alegro de haber caído por aquí.
Isabel