sábado, 24 de abril de 2010

Y pensaba....

Allá por mi adolescencia, cuando mis preocupaciones y mis visiones eran otras, miraba hacia el costado y observaba a las mujeres de 30 y pico, esas que se llevaban el mundo por delante, que todo lo tenían claro y me quedaba imaginándome en el futuro; por momentos no podía entender algunas cosas; las veía con sus párpados de colores distintos cada día, con sus uñas largas pintadas de rojo, con sus escotes marcados, sus botas de taco alto, con sus carteras del mismo color de sus zapatos, comprando cremas para cada parte de su cuerpo, con su perfume penetrante que las caracterizaba a cada una…. Y pensaba…. Trataba de comprender para que tanto, para que llamar la atención con lo de afuera si ya se destacaban con el sólo hecho de llevar su porte, su presencia de mujer. Los hombres las miraban sin que ellas se dieran cuenta…
Desde mi inocencia creía que mostrarse totalmente natural era lo mejor, que no era necesaria más que ser una misma y mostrarse como uno es, que la vida se llevaba con la frente alta más allá del talle de corpiño que uno usaba y que el que nos acompañe en la vida debería aceptarnos sin tanto traje….
Hoy mientras ponía la mesa, mientras te esperaba para esa cena programada pensaba en todo eso, pasé por el espejo y me detuve a verme un instante, recordaba la crema que me había puesto en todo el cuerpo, miraba mis párpados de color Siena tostada que combinaban con mi remera, mis uñas pintadas de blanco transparente, mi escote bien marcado, mis botas de taco alto, mi perfume penetrante…
Y comprendí… que la crema en todo el cuerpo es para que sientas mi piel como seda cada vez que la recorras, que mis ojos pintados son para hacer que mi mirada te atraiga mas allá de lo que diga, mis uñas para que combinen con mi ropa interior cuando sea lo único que tenga puesto, mi escote marcado para que tus ojos se distraigan disimuladamente, los tacos altos son para estar mas a tu altura y mi perfume para que te quede en la piel cuando te vayas…
Y pensaba… en aquella niña que no se daba cuenta que una mujer de 30 y pico se prepara para dejar huella en un hombre y lo hace desde afuera con todo su porte de mujer para atraerlo, pero al final, debe ser natural y mostrarse tal cual es para poder conquistarlo…
Bambú

3 comentarios:

DIEGO dijo...

JAAA... Y PENSAR QUE, SE SUPONE, ÉSTE SER ES EL MISMO QUE TENÍA GUARDADO DIVERSOS TEXTOS EN UN CAJÓN CON DOBLE CANDADO. LINDO TEXTO... ALGUNA VEZ YA LO DIJE, CUANDO SENCILLAMENTE ESCRIBÍS, SIN BUSCARLE DEMASIADA GUIRNALDA AL ASUNTO, ES CUANDO MEJOR SE JUNTAN TUS PALABRAS.

M@rin@ dijo...

Gracias Dieguito por tus palabras......

Martin dijo...

Que decir de lo que leo, que hombre no desea q la mujer por quien su corazon late, nos muestre con detalles lo mas puro de sus sentimientos, saber q ese agazajo a los sentidos es para uno es una vez mas tocar el cielo con las manos, sentir la fragancia de la piel, oler su perfume de su cuello hasta casi gastarlo, recorrer la sedocidad de su cuerpo... cuanta verdad en tus palabras, cuantas ganas de correr ya a buscar a la persona q llena mis dias has hecho nacer en mi... gracias