domingo, 14 de marzo de 2010

ufff...

Uffff….. Después de tanto tiempo se animó, se sentó frente a la máquina y comenzó a escribir todo aquello que sentía. Los años la habían echo recapitular todo lo que vivió y quiso saber que es lo que ocurría en su interior con respecto a él, buscó en su memoria hace cuantos años que se conocían y sumaron mas de 20; no tantos momentos compartidos pero muy puntuales que se vinieron y se compenetró en ellos para descubrir la verdadera intención de cada uno de esos encuentros. Recordó las miradas que se cruzaban con esa timidez adolescente, recordó las veces que compartían charlas por chat hasta las 2 de la mañana, encontró las veces que se buscaban sólo para recomendarse alguna canción, los momentos en que se animaban a asomar alguna intención y sobre todo recordó las veces que se buscaban para pedirse consejos sobre la vida que les tocaba atravesar… pero no pudo encontrar el sonido de su voz en los recuerdos, ni el olor de su piel, ni la sensación de algún abrazo, ni la mas maravillosas de las conexiones que representa una mirada. Recordó más que nada la cobardía de ambos de provocar sólo encuentros por mail o por chat, escudados tras la pc que los unía. Encontró momentos de mariposas y otros de intriga, momentos de búsqueda y otros de adrenalina, de sueños y de decepción. Todos los acomodó como en prioridades ordenadas, sacando conclusiones de cada uno de ellos y descubrió que debería poner un momento de definición para poder entenderlos plenamente y así saber si esa historia le pertenecía a ella sola o era de los dos. Mas allá de todo, se planteó que si debería hacer este ordenamiento era porque algo pasaba dentro de ella, pero no tenía la claridad para darse cuenta que era; por momentos sentía que había algo que le atraía en todo esto por eso necesitaba entenderlo mejor, pero necesitaba una parte fundamental en esta historia… saber que es lo que pasaba del otro lado, necesitaba saber si él compartía la misma inquietud, saber si existían sentimientos, miedos, cobardías, mariposas o expectativas en común. Entonces, casi como en un arrebato de definición, se puso a escribir… juntó valor y apretó el “send” de aquel mail en el pretendía que le traiga la respuesta a todo.
Se animó a preguntárselo…

Bambú

3 comentarios:

mai dijo...

un aplauso por la valentía :)

y él qué le contestó !??!?

M@rin@ dijo...

por ahora NADA!

M@rin@ dijo...

por ahora NADA!